Press "Enter" to skip to content

New York Times dice que credibilidad de Duque «está en juego»

La prensa internacional empieza a mirar con detenimiento los escándalos ocurridos en Colombia, especialmente el reciente caso de las ‘chuzadas’ que llegó a afectar a los corresponsales de varios medios importantes, entre ellos el New York Times, quienes han hecho una publicación sobre el tema recientemente.

El prestigioso medio estadounidense realizó una crítica profunda a lo que calificó como «prácticas de espionaje», las cuales serían una afrenta directa a la libertad de expresión y al derecho de hacer periodismo.

Su rechazo quedó evidenciado en el editorial dedicado al tema, el cual cobra fuerza entre miles de usuarios de internet y en el que se detalla las prácticas ilegales que se realizaron a manos del Ejército Nacional contra la extensa lista de los 130 afectados.

El ‘Times’ cita uno de los apartes publicados por el medio norteamericano The Wall Street Journal, cuyo corresponsal también fue interceptado por el Ejército colombiano, que las herramientas brindadas por Estados Unidos y incluían dispositivos de audio y varios equipos habrían digo utilizadas en las ‘chuzadas’; además, los mismos miembros de la unidad de inteligencia de la Fuerza Pública se ayudaron con dinero de Estados Unidos.

Otro punto también mencionado por el medio norteamericano se centra también en cuestionar por qué el mismo dinero de Estados Unidos, que se destina como ayuda a Colombia, terminó siendo empleado para espiar a Nicholas Casey de The New York Times, quien reveló años atrás la orden del comandante del Ejército que reviviría los ‘falsos positivos’ en el país.

“Es especialmente irritante que los recursos suministrados por los Estados Unidos para combatir el tráfico de drogas a los Estados Unidos se usaran para espiar a los periodistas estadounidenses. El Pentágono también debe abordar cómo supervisa su ayuda”, advierte el ‘Times’ en su editorial.

Por tal razón se pone en tela de juicio la credibilidad del presidente Iván Duque, afirmando que, desde su campaña para llegar a la Casa de Nariño, se fue en contra del proceso de paz porque pensó que era demasiado blando con quienes no respetan la institucionalidad.

“Fue él (Duque) quien nombró al general Martínez Espinel como comandante del ejército el año pasado por la oposición de grupos como Human Rights Watch. De 2002 a 2008, cerca de 5,000 civiles o guerrilleros fueron asesinados fuera del combate, según las Naciones Unidas”, concluyó el prestigioso diario.

A %d blogueros les gusta esto: