Press "Enter" to skip to content

Maestro que desapareció en Bogotá fue encontrado fundido al interior de una pared

La historia, que parece sacada de la ficción, fue reportada por varios medios luego que sus compañeros de trabajo notaran su ausencia pese a supuestamente estar recibiendo llamadas.

“Es el mismo hombre que estábamos buscando hace dos meses en la sabana norte. La familia y amigos habían denunciado su misteriosa desaparición en Cajicá, esto es increíble», declaró un miembro del equipo investigador del CTI al dar con el macabro hallazgo en la pared de una vivienda de Cajicá, un municipio cercano a la capital del país.

Para no creer, se trata de un misterioso caso de un cuerpo fundido en una pared de esta tranquila población, cuyo origen se remonta a dos meses atrás, cuando familiares Gamaliel Enrique Álvarez García, un docente de 30 años, reportaron su desaparición tras pasar semanas de no saber bien de su paradero y de ser engañados al respecto.

Según contaron los familiares a medios locales del municipio, no sabían de Álvarez desde hace dos meses, y recientemente cuando le marcaban a su casa, una persona se hacía pasar por él, por lo que en un principio todo fue ignorado aunque igualmente notaban algo muy extraño.

Al no poder aguantar la preocupación por su ser querido y falta de respuestas, la familia fue a la vivienda del profesor, donde inmediatamente percibieron olores fétidos e insoportables, que también sintieron los vecinos, quienes llamaron a la Policía para poder entrar a la vivienda y saber que había sucedido.

La primera información oficial del caso vino por parte del comandante de la Policía en Cajicá, Mayor Omar Acosta, quien contó que al hacer la inspección judicial encontraron que el fuerte olor salía desde una pared ubicada en el patio de ropas de la vivienda, en donde se encontraba fundido el cuerpo del hombre.

Por medio de la carta dental y las huellas dactilares se pudo confirmar la identidad dle difunto, así como las prendas que vestía ese día del hallazgo. De momento, las autoridades manejan una serie de hipótesis sobre cómo ocurrió todo, donde la primera hipótesis culpa de lo sucedido a un ciudadano extranjero al que le habría arrendado un cuarto, sin embargo, aún no hay elementos para confirmar dicha teoría.

A %d blogueros les gusta esto: