Press "Enter" to skip to content

Exmilitares confirmaron alianzas con ‘paras’ en casos de falsos positivos en el Caribe

Los horrores detrás de los llamados ‘falsos positivos’ siguen siendo revelados por personas que hicieron parte del oscuro proceso que se fraguó al interior de las fuerzas armadas.

Con el anuncio de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) sobre los números reales de las muertes extrajudiciales perpetua das por miembros del Ejército Nacional, las investigaciones al respecto han mostrado los métodos usados por los militares del país para realizar las oscuras operaciones contra la población, así como de las alianzas entre los uniformados y grupos criminales.

Así quedó registrado en un reciente reportaje publicado por Noticias Caracol, en el que se cuenta la historia de los ‘falsos positivos’ en la región caribe y las acciones ocurridas en el batallón ‘La Popa’ de Valledupar, desde donde, según algunos miembros del Ejército, se planearon varias muertes de civiles para cumplir con un número de bajas.

Según muestra el reportaje, varios uniformados que hicieron parte de los operativos ilegales y que hoy están siendo investigados, han decidido entregar sus declaraciones sobre la violencia vivida en aquel entonces y confirmando cómo las muertes eran planeadas por órdenes estrictas desde los altos mandos para entregar resultados al país sobre la lucha contra a las guerrillas.

Una de las revelaciones más graves durante el reportaje, fue la confirmación de una alianza entre miembros del Ejército con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), quienes al parecer habrían ayudado a planear los operativos así cómo en conseguir personas que pudieran hacerse pasar como guerrilleros caídos en combate.

Asimismo, los exmiembros del Ejército explicaron cómo a un soldado se le pagaba 500 mil pesos por la baja de esas personas, destacando además que estos no podían negarse a los operativos pues, sino serían ellos mismos quienes serían presentados como bajas de combate, por lo ese tipo de ataque terminó siendo tan común durante mucho tiempo.

Mientras las investigaciones avanzan y en el país continúa la polémica sobre el número real de las víctimas en esa modalidad de crimen, los uniformados entrevistados por el informativo contaron que uno de los problemas para conocer la verdad sobre lo ocurrido se debe a las constantes presiones que han vivido los uniformados que están siendo investigados y a quienes se les pide que cambien su versión de los hechos.

A %d blogueros les gusta esto: