Press "Enter" to skip to content

Piden reabrir el caso del hijo de Jorge Enrique Pizano por sospechas sobre su suicidio

El polémico caso podría ser revisado debido a las inconsistencias en el caso, así como la forma de los decesos, pues padre e hijo murieron envenenados con cianuro.

Gracias a un a petición realizada por la Procuraduría General de la Nación, un funcionario judicial del municipio de Funza en Cundinamarca, autorizo que la Fiscalía General de la Nación haga una revisión en la investigación sobre la muerte de Alejandro Pizano, hijo del también fallecido Jorge Enrique Pizano, cuyas muertes crearon gran controversia en el país debido a las propias irregularidades del caso.

Según información publicada por el diario El Espectador, se trata de una decisión de segunda instancia, cuyo objetivo es el aclarar las circunstancias en las que se dio la muerte del excontroller de la Ruta del Sol II, y que posteriormente se dieron de la misma manera en él su hijo, quien falleció a los dos días de la muerte de su padre, ambos envenenados con cianuro.

El hecho ocurrido en noviembre de 2018, pese a toda la polémica y suspicacias generadas debido a las declaraciones previas de Pizano padre, pasó rápidamente al olvido por las declaraciones del ente investigador, determinando que la muerte de Jorge Enrique Pizano fue un suicidio al ingerir cianuro por voluntad propia y que la muerte de su hijo Alejandro se dio por accidente al ingerir agua de la misma botella usada por su padre.

Sin embargo, la Procuraduría terminó interviniendo en el caso y solicitando en septiembre de 2019 una revisión del caso, puesto que, teniendo en cuenta la forma en que procedió la Fiscalía, se puede calificar que tanto su investigación con la determinación de archivar el caso se dio de manera apresurada y carente de los fundamentos necesarios para cerrar un caso plagado de interrogantes.

Cabe mencionar que el caso de Pizano siempre fue visto de manera sospechosa, debido a que la investigación se dio durante el tiempo en que Néstor Humberto Martínez se desempeñaba como fiscal general, siendo este un amigo cercano de Pizano y que incluso escuchó parte de las denuncias del ex controller mientras representaba los intereses legales de Corficolombiana.

Lea la fuente de esta información.

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: