Press "Enter" to skip to content

Periodista de NYT denuncia que 2 niños tienen que ver su casa ser derribada por desalojos en Bogotá

El drama que viven cientos de los habitantes más pobres de la localidad de Ciudad Bolívar, respecto a los desalojos realizados por la alcaldía, no se detiene.

Una serie de videos compartidos por la cuenta del periodista Steven Grattan, un corresponsal extranjero que se encuentra en Bogotá, han sacudido las redes sociales ante el triste panorama que viven los habitantes de Ciudad Bolívar desde hace meses, y que pese al avance vertiginoso del Covid-19 en la capital, no ha sido impedimento para que los procesos de desalojo se detengan, sin importar las familias afectadas.

Ese es el caso de dos hermanos que fueron grabados por Grattan mientras observan cómo su casa era demolida por decenas de trabajadores del Distrito, a quienes se les puede ver derribando las paredes hechas de tabla con golpes de machete. El extranjero en su cuenta advierte cómo la situación de los dos hermanos se repite respecto a la de otros habitantes del sector, que desde que arrancó la cuarentena se vieron sin hogar a causa de los desalojos.

Grattan, quien además es periodista del Washington Post, hace referencia en su crítica a los argumentos, manejados por el Distrito y distintas autoridades, de las razones por las que se llevan a cabo los desalojos, explicando que las condiciones de la tierra en las que fueron edificadas las viviendas son propensas a sufrir un deslizamiento de tierra, sin embargo, muchas de las familias que hoy se encuentran en condición de calle, residieron en aquel lugar durante más de 10 años.

«La madre de los niños vino de una provincia problemática hace 7 años y desde entonces han vivido en este agujero. Estos días fue notificada que tenía que irse. Hoy vinieron y destruyeron todo, todos sus muebles fueron arrojados en un salto y ella tenía dos pequeñas bolsas de posesiones (…) La madre aceptó el desalojo después de que los funcionarios hicieron una oferta para pagar tres meses de alquiler. No quería aceptar, pero si no lo hiciera hoy, su casa habría sido destruida de todos modos en los próximos días y no habría recibido ninguna ayuda por no cooperar hoy», afirmó Grattan.

Aunque la alcaldía de Bogotá ha estado en constante polémica a causa de dichos desalojos, queda claro cómo los operativos se seguirán realizando. Respecto al drama de los dos hermanos, el periodista afirmó estar preparando una crónica al respecto que será publicada en el Washington Post en los próximos días.

A %d blogueros les gusta esto: