Press "Enter" to skip to content

Paloma Valencia le habría vendido predio a socio de Alex Saab, señalado testaferro de Maduro

La senadora uribista se ha visto envuelta en una polémica luego de conocerse un negocio que hizo en 2015 con una inmobiliaria propiedad de un colaborador del empresario Alex Saab.

Tras conocerse la orden de captura por parte del gobierno de los Estados Unidos contra el empresario venezolano Álex Saab, pues al parecer sería un de los principales socios y testaferro del régimen chavista de Nicolás Maduro, muchos nombres de personas influyentes de la política colombiana se han visto involucrados de forma directa o indirecta con el polémico empresario.

Una de ellas es la senadora por el Centro Democrático, Paloma Valencia, quien, pese a ser una de las opositoras más acérrimas al régimen venezolano, al parecer realizó un negocio de uno de sus bienes con un socio directo de Saab, el empresario Luis Eduardo Sanchez Yanez, acusado de participar en la exportación ficticia de viviendas prefabricadas para las personas de escasos recursos en el vecino país.

La denuncia fue hecha por el portal periodístico ‘Cuestión Pública’ donde afirman que Valencia le vendió un predio en 2015 a la inmobiliaria FDI Fomento y Desarrollo Inmobiliario SAS, propiedad de Sánchez Yánez, quien además es hermano de Jaime Sánchez Yánez, asesor personal del expresidente de Ecuador Rafael Correa, lo que hace más llamativo aún el negocio entre la parlamentaria y personas teóricamente opuestas en su proceder político.

“Valencia vendió un inmueble, en 2015, a FDI Fomento y Desarrollo Inmobiliario SAS, de Luis Eduardo Sánchez Yánez, empresario venezolano socio de Alex Saab involucrado en la exportación ficticia de viviendas prefabricadas que fue acusado por la justicia ecuatoriana. Luis Eduardo es hermano de Jaime Sánchez Yánez, asesor del expresidente de Ecuador, Rafael Correa”, publicó el portal sobre el negocio de la senadora Valencia.

Llama la atención además, la enorme valorización del predio vendido por Valencia Laserna, el cual según lo publicado por Cuestión Pública compró en su momento por un precio cercano a los 400 millones de pesos, y que vendió en 1.000 millones, consiguiendo casi triplicar el valor total del inmueble en poco tiempo.

Lea aquí la denuncia de Cuestión Pública.

A %d blogueros les gusta esto: