Press "Enter" to skip to content

Nuevo subidón del dólar preocupa a miles de colombianos

La divisa extranjera vuelve a ubicarse por encima de los 4 mil pesos y preocupa a todo un sector productivo del país, viendo amenazada su sostenibilidad comercial.

El 2022 ha recibido a los colombianos con un alza en los precios en la mayoría de productos, siendo esta una queja general en redes sociales por la forma en que muchas familias y negocios ven amenazada su estabilidad económica apenas en enero. A esta queja se le suma el precio del dólar, el cual ha vuelto a subir.

Desde el 2021, el precio de la divisa norteamericana ha estado en constante fluctuación, sin embargo, su precio promedio siempre ronda los 4 mil pesos colombianos, algo que, aunque a algunas personas puede llegar a beneficiar, la gran mayoría sufre con su subida y el impacto que tiene para la compra de insumos que se producen en Estados Unidos.

El precio de apertura del dólar este martes fue de 4.025 pesos, por encima de los 3.993,65 pesos que rigen como Tasa Representativa del Mercado (TRM) el día de hoy. Según la Bolsa de Valores de Colombia, el máximo registrado en las primeras horas de cotización es de 4.045 pesos y el mínimo es de 4.024,35 pesos.

Según advierten algunos expertos, la divisa norteamericana registra un precio promedio de 4.031,61 pesos y podría cerrar este martes por encima de la barrera de los 4.000 pesos. El comportamiento del dólar ha llamado la atención de analistas, ya que el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este lunes con una subida del 0,57 %, hasta 84,30 dólares, al término de una jornada más corta por ser hoy festivo en Estados Unidos.

Basados en los datos suministrados al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en febrero sumaron 0,48 dólares con respecto al cierre de la sesión anterior. Dichos números también se ven influenciados por el precio del petróleo, el cual continúa con su tendencia al alza, que dura ya cuatro semanas, presionado por el suministro global limitado de energía frente a la creciente demanda y la debilidad del dólar.

A %d blogueros les gusta esto: