Press "Enter" to skip to content

La alimentación sigue siendo negocio: ¿Quiénes están detrás del PAE en el Magdalena?

Se conoció que uno de los más sonados es Julio Castellanos, relacionado por escándalos de corrupción y por pertenecer, en su momento, al grupo de ‘Los Pechugones’, quienes, como la administración de los Cotes, cuadriplicaron el precio de un kilo de pechuga colocándola a 40 mil pesos.

El Plan de Alimentación Escolar continúa siendo un negocio en los Departamentos del país, y aunque hay quienes llegan al poder para trabajar con transparencia a favor de los ciudadanos, como es el caso del Gobernador Carlos Caicedo, en el Magdalena, no cesan los ataques en su contra para enlodar gestión.

De esta forma se refleja en el proceso licitatorio que existe actualmente en este departamento. Resulta que después que el abogado Francisco Fajardo, representante del consorcio ‘Por los Niños de Magdalena’, realizara la recusación contra el mandatario, según por ciertos intereses, se pudo conocer que éste jurista estaría trabajando para Julio Castellanos Ricardo, el mismo investigado por pertenecer el gremio de ‘Los Pechugones’.

Pero, ¿Quién es Julio Castellanos? Es un excandidato Asamblea de Bolívar en 2007, por el partido de ‘la U’. El mismo que se ha visto envuelto en escándalos de corrupción con temas relacionados al PAE en varias ciudades del Caribe colombiano y que son conocidos en el país.

El más recién fue cuando su nombre salió a la luz pública por tener relaciones como socio y amigo personal de David Camacho Benítez, el ‘zar’ de las contrataciones de los alimentos, señalado de incurrir en irregularidades en la ejecución del PAE en Cartagena, a quienes conocen como ‘Los Pechugones’, por subirle cuatro veces su precio original a un kilo de pechuga colocándola a 40 mil pesos. (Publicación relacionada de La Lengua Caribe)

En ese sentido, cabe mencionar que, de acuerdo a las fuentes, Castellanos es la persona que estaría detrás del PAE en el Magdalena, razón por la que Carlos Caicedo, como Gobernador, no le llama la atención por sus antecedentes.

Otra anomalía y que, de seguro, no le gustó al mandatario de este departamento, es que en su momento se filtraron correos electrónicos y mensajes vía WhatsApp recibidos por Julio Castellanos de personas como David Camacho Benítez, el representante legal de Cooseheroica. En Ellos se hablaba de una repartición de dinero entre socios.

Y hay un mensaje que llama particularmente la atención: “Dineros entregados a socios, relaciones de pagos por más de 500 millones de pesos y repartición de anticipos” que fue discriminado de la siguiente manera.

«Total entregar a los jefes» con los datos: David, pago 1: $555.000.000, y pago 2: $262.300.000; TOTAL: $817.300.000; Julio, pago 1: $374.920.000, pago 2: $260.702.000 y pago 3: $195.500.000; TOTAL: 831.122.000; y una tercera persona, Lovani, pago 1: $250.000.000, pago 2: $175.000.000 y pago 3: $100.000.000; TOTAL: 525.000.000″.(Publicación relacionada de Revista El Metro)

Después de relucir la relación los millonarios correos, también se escuchó habló sobre la supuesta compra de una lujosa camioneta Toyota Land Cruiser, de 200 millones de pesos, color blanco perla, de placas HVM308 blindada que pertenecía a David Camacho y que meses después coincidencialmente, pasó a manos de Castellanos. (Publicación relacionada de El Tiempo)

De esta manera y como piedra en su zapato, a través de su abogado, Francisco Fajardo, se pronunció argumentando que, el mandatario de los magdalenenses tendría presuntos conflictos de intereses.

Lo cierto es que el proceso de adjudicación estaba listo y ahora fue interrumpido. Se espera que la Procuraduría resuelva la recusación, pero al mismo tiempo, verifique quienes son los que quieren quedarse con el Plan de Alimentación Escolar en este territorio.

A %d blogueros les gusta esto: