Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Casas que construyó el gobierno Duque en Providencia no aguantaron el paso del Huracán Julia

Sumado a la polémica de la supuesta reconstrucción de la isla que prometió el pasado gobierno, resulta que las viviendas construidas no aguantaron la fuerte tormenta.

Con el paso del huracán Julia por San Andrés, Providencia y Santa Catalina, la preocupación de una nueva crisis se generó en todo el país, sin embargo tras el golpe de la tormenta no hubo afectaciones de gravedad en las 3 islas, entregando un balance más positivo de lo esperado.

No obstante, el presidente de la República Gustavo Petro, quien visitó el archipiélago este domingo 9 de octubre, declaró ante los medios de comunicación que dos personas resultaron heridas y más de 100 viviendas quedaron averiadas, algunas de forma leve y otras mucho más comprometidas.

Tras verificar las condiciones de seguridad, la Aeronáutica Civil declaró durante este domingo que la reactivación de las operaciones aéreas en los aeropuertos de San Andrés y Providencia, cuyo funcionamiento había sido suspendido el pasado viernes por los peligros del huracán están listo para habilitar vuelos nuevamente.

Según declaró el organismo, entre el domingo y el lunes, cerca de 6.430 pasajeros saldrán de la isla en 41 vuelos y cerca de 7.000 viajeros llegarán en las próximas horas, a su vez que también llegarán ayudas para los damnificados de las islas, que aunque no son tantos como lo sesperados igualmente requieren de la solidaridad de la gente.

Pero el paso de la tormenta no solo dejó algunos afectados sino que también reveló el mal trabajo del anterior gobierno, pues aunque decenas de casas resultaron afectadas, las que construyó el gobierno del expresidente Iván Duque, por el paso del huracán Iota hace dos años, quedaron nuevamente en el foco de las críticas al no soportar el paso del huracán.

Además de las demoras en la entrega de las obras, cada una de estas viviendas costó más de 600 millones de pesos. El entonces mandatario hizo la promesa de que cada una de estas construcciones sería capaz de soportar un huracán de categoría 4, pero quienes habitan esas casas declararon que la madera estaba podrida y, por lo tanto, los techos y paredes de algunas viviendas se vinieron al piso.