Press "Enter" to skip to content

Carrasquilla dice que una docena de huevos cuesta 1.800 pesos y el país se le va encima

El ministro de Hacienda está siendo fuertemente criticado por su desconocimiento del costo de vida, pese a que sus reformas implican el aumento de productos de la canasta familiar.

Continúan las críticas en todo el país en contra del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, pues, no bastando con la discusión causada por el proyecto de Reforma Tributaria presentado por el Gobierno Nacional el cual plantea aumento de impuestos para el colombiano de a pie, su reciente entrevista dejó ver la desconexión que el funcionario tiene con la clase social a la que está afectando con sus propuestas.

Toda la polémica parte de su entrevista concedida recientemente a Vicky Dávila para Semana, en la cual la periodista, a modo de reto, le preguntó si conocía el valor de los productos de la canasta familiar como el valor de una docena de huevos, a lo que Carrasquilla se mostró nervioso y afirmó que lo “había corchado” para luego decir que considera que el valor debe estar cerca de los $1.800 pesos.

El lenguaje corporal que tuvo el funcionario luego de titubear su respuesta y el irrisorio precio que dio sobre el producto le ha significado una de sus peores situaciones desde que asumió como jefe de Hacienda, causando la indignación de miles de colombianos que, a través de sus redes sociales, comentaron la irresponsabilidad de permitir que personas que no saben nada de cómo vive la gente tome decisiones tan importantes.

Su comentario ha resonado tanto entre la gente que varios líderes de opinión del país como los periodistas Félix de Bedout, Vanessa de la Torre, Mabel Lara, el caricaturista Matador y otros personajes públicos, decidieron hacer publicaciones al respecto, criticando al ministro y cuestionando su poco contacto con la gente como para no conocer algo tan básico.

De momento, el ministro Carrasquilla no se ha manifestado por sus palabras, sin embargo, el proyecto de Reforma Tributaria sigue avanzando dentro del Congreso de la República, a la espera de que consiga los votos necesarios para ser aprobado, sin importar el rechazo general de la gente.

A %d blogueros les gusta esto: